Regístrate para
recibir el boletín de
e-Contento.com. Ya somos 4312 suscriptores. [+]

Listado de Artículos  
 Flores en la calle.
Es una reflexión acerca de nuestro comportamiento ante el dolor ajeno. La indiferencia ante el sufrimiento no debería ser un sentimiento normal. Sin embargo estamos insensibilizados porque es cotidiano. ¿Esto debería ser así? Sólo hay una respuesta y es NO.
Añadir a Gennio Añadir a del.icio.us Añadir a Digg Añadir a Meneame Añadir a Technorati Suscribir a Bloglines Suscribir a Netvibes Suscribir a Google Suscribir a Windows Live Suscribir a Mi Yahoo! Sindicación RSS. Feed
Todos los días por la mañana voy hacia el lugar donde trabajo. Siempre voy por el mismo camino. Desde hace seis meses. Y cuando estoy llegando, me fijo en unas flores que están apoyadas en el semáforo de un cruce. Todos los días. Las flores están en un manojo, y también hay un cubo que contiene más flores.

Al principio creí que eran las flores que vendía algún indigente en el semáforo, porque siempre estaban frescas. Nunca he visto las flores marchitas y no le presté mayor atención, hasta que un día reparé en que no había ningún indigente en ese semáforo. Repasé mi memoria, y no recordé haber visto a nadie vendiendo flores.

Esas flores han tardado casi seis meses en calar en mi. En todo este tiempo, no me he permitido perder cinco minutos en reflexionar sobre esas flores. Y son importantes. Alguien, se toma la molestia de llevarlas a ese semáforo todos los días. Y seguro que a esa persona la mueve un poderoso motivo.

Podríamos especular el porqué lo hace, pero no sería más que eso. Una especulación. Lo único que se puede deducir es que ocurrió algo importante para esa persona en las cercanías del semáforo, y que seguramente, tal comportamiento es generado por un profundo sentimiento de dolor. Las flores se ofrendan en pocas ocasiones y casi siempre a personas.

Llevamos una vida tan ajetreada, que somos egoístas, hasta con nuestros pensamientos. Sólo pensamos lo que queremos y rara vez concedemos una reflexión acerca de quienes sufren a nuestro alrededor. Y me siento mal por ello. Cada vez que discutes con alguien, regañas con tu novia o te enfadas con tus, padres estás provocando en menor a mayor medida algo de sufrimiento. Con la salvedad, de que este tipo de sufrimiento se puede evitar.

Tomé hace tiempo la decisión de intentar hacer felices a los que estaban a mi alrededor. A no dar intencionadamente motivos de sufrimiento a los demás. A ser generoso, comprensivo y tolerante. A no enfadarme ni discutir. Y esta decisión la tomé como forma de vida. Cierto es, que no siempre lo he cumplido, aunque me gustaría haberlo hecho.

Hoy, uso esta reflexión publica para renovar mis "votos" en forma de esta declaración de intenciones. Puede que muchos de los pensamientos que aquí se encuentran, no hayan sido expuestos con suficiente claridad. Pero quedan claros en mi cabeza.

Espero, siceramente, que le haya sido tan útil leer este conjunto de reflexiones, como a mi escribirlas.

Juan Antonio Jiménez Torres



volver
 RECOMENDAMOS
Madroñosfera
fotoMadrid
Sokoban en JavaScript
Directorio e-Contento

 MIS FOTOS...

 CITA
La maldad no necesita razones, le basta con un pretexto Goethe

Añorar el pasado es correr tras el viento. Proverbio ruso



Mi ICQ es 44428945 contento@mixmail.com Visita mi otra web: www.fotoMadrid.com - fotografías, wallpapers y postales de Madrid