Regístrate para
recibir el boletín de
e-Contento.com. Ya somos 4312 suscriptores. [+]

Listado de Artículos  
 Yo quiero ser un 'pringao'
Análisis de quién es un "pringao" y quien un "triunfador" en nuestra sociedad. Vemos cómo los términos puede que no estén tan claros como parece.
Añadir a Gennio Añadir a del.icio.us Añadir a Digg Añadir a Meneame Añadir a Technorati Suscribir a Bloglines Suscribir a Netvibes Suscribir a Google Suscribir a Windows Live Suscribir a Mi Yahoo! Sindicación RSS. Feed


    Recientemente he visto una película de Frank Capra: “Vive como quieras”. Es una de esas películas que ponen siempre en Navidad, al igual que “Que bello es vivir”. Y ¿quiénes son los protagonistas de estas películas? Son personas humildes, que a pesar de sus problemas son felices y muy queridos por todas las personas que les rodean. Me gusta ver una película, en la que al humilde, a las buenas personas, al trabajador, le salen las cosas bien al final.

    Pero desgraciadamente, eso sólo pasa en esas películas antiguas. En las modernas, ni siquiera. Estamos acostumbrados a ver cómo triunfan en esta vida el banquero que se sienta en el banquillo de los acusados, el guardia jurado que roba un furgón blindado con un par, el caradura que vive del cuento. El prototipo de triunfador que tiene la gente es, a mi parecer, equivocado. Cuántas veces hemos oído con evidentes signos de admiración: “¡Cómo se lo monta el tío este!”, refiriéndose al tío que engaña a su mujer con la secretaria, pasa de los hijos, ha pegado el pelotazo y que se pasa los días jugando al golf y bebiendo güisquis. En nuestro vocabulario se han introducido palabras como braguetazo, pelotazo, etc, que van íntimamente vinculados a un ascenso en la escala social. ¡A dónde hemos llegado!

    Prefiero al honrado trabajador, padre de familia, que quiere a su mujer y a sus hijos, que trabaja catorce horas diarias para sacar a su familia adelante, cuyas mayores pretensiones son poder volver pronto a casa y ver a sus hijos antes de que se acuesten. Y que haya regalos en Navidad. Que tiene un coche que hace tiempo debería estar en el desguace, porque hay cosas más necesarias. Y lo da todo porque no pasen penurias. Que cuando anda por la calle, los conocidos se acercan a saludarle, porque saben que es una buena persona. Y todo el mundo le quiere.

    Este personaje, según la escala de valores en la que nos movemos, es un “pringao”. Es el paria de nuestro tiempo. Nadie quiere ser como él. Los chavales tienen otros modelos: ricos y poderosos como Mario Conde, como Ruiz Mateos, quieren ser playboys y tirarse a todas las “vigilantes de la playa”, ser fuertes y poderosos, como los protagonistas de esas películas de acción, pero qué es eso de casarse, de querer tener una familia, de reunirse con los amigos, de ayudar a las vecinas a subir el carro... Eso es de débiles.

    Sinceramente, a mi me gusta el “pringao”. Creo que tiene mucho más mérito porque ha elegido el camino difícil. Y sinceramente, aspiro a ser algún día uno de ellos.



Madrid, a 5 de Octubre de 2001
Juan Antonio Jiménez




volver
 RECOMENDAMOS
Madroñosfera
fotoMadrid
Sokoban en JavaScript
Directorio e-Contento

 MIS FOTOS...

 CITA
Partiendo de la nada alcance las más altas cimas de la miseria.  Julius Marx (Groucho)

Al amigo no lo busques perfecto, búscalo amigo.  Cantervill



Mi ICQ es 44428945 contento@mixmail.com Visita mi otra web: www.fotoMadrid.com - fotografías, wallpapers y postales de Madrid